Muchas mujeres deportistas, al llevar una alimentación saludable y realizar un elevado gasto energético al entrenar continuamente (fitness, crossfit, running, etc.), viven en un déficit calórico (consciente, en la mayoría), que las hace reducir drásticamente su porcentaje de grasa corporal. Esto se traduce en una pérdida del volumen de los senos, llegando a quedar, en algunas ocasiones, “vacío”. Es aquí donde se plantean la colocación de unas prótesis mamarias, pero unas prótesis que les permita continuar su vida de deportista. En algunos casos, competidoras de la modalidad “bikini fitness” son las principales demandantes de este tipo de cirugías.
Seleccionar página

Muchas mujeres deportistas, al llevar una alimentación saludable y realizar un elevado gasto energético al entrenar continuamente (fitness, crossfit, running, etc.), viven en un déficit calórico (consciente, en la mayoría), que las hace reducir drásticamente su porcentaje de grasa corporal. Esto se traduce en una pérdida del volumen de los senos, llegando a quedar, en algunas ocasiones, “vacío”. Es aquí donde se plantean la colocación de unas prótesis mamarias, pero unas prótesis que les permita continuar su vida de deportista. En algunos casos, competidoras de la modalidad “bikini fitness” son las principales demandantes de este tipo de cirugías.

La principal preocupación para muchas de estas mujeres deportistas es si al levantar pesos o realizar movimientos bruscos tendrá algún impacto en los implantes. Para nada. La tecnología actual ha pensado también en este perfil y no existe ningún problema (pasado el tiempo del posoperatorio indicado por la Dra. Rodríguez de Azero) para retomar la práctica deportiva habitual. 

Otro punto clave para las mujeres que practican deporte de forma intensa es la colocación de la prótesis. Esto, por supuesto, dependerá de cada caso, pero, habitualmente, se tienda a:

  • La intramuscular: la prótesis se sitúa debajo de una fina capa del músculo pectoral mayor (conocido como la fascia), siendo plano retrofascial.

La recuperación.

Siguiendo las pautas de todo posoperatorio de un aumento mamario, sí es cierto que las deportistas desean/ necesitan recuperar de forma rápida su práctica. Esto se debe hacer de forma gradual, dependiendo del deporte, pero hay varios elementos en común:

  • Utilizar siempre un sujetador adecuado, deportivo, pero adaptado al nuevo volumen. 
  • Si se es nadador, esperar a que la cicatriz esté totalmente curada.

En cuanto a la progresión, un esquema habitual sería el siguiente:

  • Tres primeras semanas: reposo total, evitando totalmente despegar los codos del cuerpo. Cicatrización. Primeros ejercicios de tren inferior: caminar y sentadillas.
  • Primer mes y medio: rutina de musculación, pero con peso ligero. Hay que evitar aquellos que involucren al pectoral.

Pide tu cita para que la doctora pueda valorar tu caso y darte la opción más acorde a tu físico y aspiraciones deportivas.

Pide tu cita:

  • 622.218.960 / 822.175.299
  • info@azerolaclinic.com
  • Rambla de S/C, 144
  • Vía Doctoralia, en cualquier momento > bit.ly/doctoralia_azero